Enviad a vuestros hijos a la catequesis parroquial

Acaba   de   comenzar   el   curso escolar   y   los   padres   tenéis mucho  interés,  sin  duda,  en que  vuestros  hijos  asistan  a  clase. Sabéis muy bien que vuestro papel de padres no consiste sólo en engendrar los; sois también los primeros responsables  de su educación  humana:  que ellos aprendan a situarse en el mundo, a relacionarse con los demás y a incorporar a sus vidas una serie de valores que  les  hagan  madurar  como  personas.
Pero no olvidéis que, además, vuestros hijos están bautizados, y lo están a petición vuestra; es más, en el bautismo  de  vuestros  hijos  los  padres  os comprometisteis  expresamente  a educarlos en la fe cristiana.

Pues bien, a partir del mes de octubre, en todas las parroquias se imparte la correspondiente catequesis  a los niños. Es un servicio importante  que se ofrece  a los padres,  para ayudarles en esta delicada e importante tarea de educar en la fe a sus hijos.

CARÁCTER ESPECÍFICO DE LA CATEQUESIS PARROQUIAL

Con  la  catequesis  parroquial  se  pretende, ante todo, educar al niño en la fe cristiana: que el niño descubra la persona de Jesucristo y su mensaje  salvador,   aprenda  a  relacionarse amistosamente con Él y trate de imitarlo. Esta tarea educativa en la catequesis parroquial la suelen realizar un grupo selecto de catequistas adultos.  Una  tarea  que  deben  realizar  con entusiasmo y alegría, sintiéndose instrumentos del mismo Cristo en la misión de evangelizar a la humanidad.

Pero  la  catequesis  parroquial  tiene  otra importante función de cara a los niños; la de hacer que éstos vayan descubriendo el sentido comunitario de la vida cristiana; que los cristianos  no  somos  seres  aislados  e  independientes, sino que vivimos integrados en una gran comunidad de hermanos que llamamos Iglesia.

NO LA SUSTITUYE LA CLASE DE RELIGIÓN

Hay padres que ponen como razón para no enviar sus hijos a la catequesis parroquial el hecho de que ya tienen clase de religión en el colegio. Pero esta tazón no vale. Una cosa es la clase de Religión y otra distinta la catequesis.  Las  dos  son  muy  importantes,  sin duda, pero son distintas. Una complementa a la otra pero no la sustituye.

En la clase de Religión, la tarea del profe sor es transmitir  al alumno principalmente conocimientos sobre la Religión cristiana. En cambio, la catequesis va más allá: además de transmitir al niño unos conocimientos, trata de llevarlo  a vivir  la fe cristiana,  a que la exprese en su vida de cada día y a que se sienta miembro de una gran familia, de una comunidad creyente.

Por consiguiente, padres, enviad vuestros hijos a la catequesis parroquial y manteneos en contacto frecuente con el sacerdote de la parroquia y con los catequistas de vuestros hijos.

«Un  importante  servicio  que  las parroquias ofrecen a los padres para la educación cristiana de sus hijos»

Publicado en Pobo de Deus Nº 752
Dibujo: Fano

Compartir:
Etiquetado como